lunes, 30 de agosto de 2010

Mi otra familia gatuna

Además de mi familia gatuna de la que ya os hablé la semana pasada, tengo otra que no convive conmigo pero a la que también quiero y es la callejera. La considero mi familia porque tengo la costumbre de darles nombres a los gatos callejeros a los que alimento y al darles un nombre los llegas a considerar como propios. Quizás esto es un error pues cuando uno de estos gatos desaparece, cosa habitual entre los callejeros bien porque se mueren o porque cambian de colonia o porque alguien los recoge o por cualquier otra razón que hay muchas, sientes una gran pena y te preguntas que habrá sido de ellos pues llegaste a cogerles cariño ya que a algunos los conocías desde hace años.

Tal es el caso de mi querida Cani, gata pequeñuca y despelurciada pero cariñosa que después de tratar con ella durante tres años, a principios de este un buen día desapareció y no volví a verla más.


O la Tímida, un cielo de gata pero muy desconfiada


O Blanqui que las últimas veces que la vi estaba muy sucia porque el invierno había sido muy duro y se metía en la parte baja de los coches, lo que hizo que se pusiera enferma y tosiera mucho y no pude cogerla para llevarla al veterinario. Cuando estaba limpia era una gata preciosa blanca de ojos azules.


Y Negrito y Pequemí. Negrito era un gatín muy alegre y vivaracho que desapareció varios días y cuando volvió a aparecer era un gatín triste, no se que le habrá pasado en esos días, al poco volvió a desaparecer y no volví a verlo más. Por el contrario disfruté con Pequemí más de dos años, era maravillosa, salía a esperarme todos los días y me acompañaba hasta el lugar en donde le dejaba la comida, pero hace como tres meses desapareció y no volví a verla. En la foto se les ven los ojos como dos faros por culpa de flash ya que la foto fue sacada a las seis de la mañana.


Y larga es la lista de los desparecidos, la madre de Cani, Roxín, Ojos Verdes, Leo, Ojos Dorados, Rabanera, Solitario………….

Y ahora pasemos a los que de momento siguen estando y que todos los días me esperan, como son por ejemplo los que llamo la familia Telerín, todos de color negro, el padre Cararredonda, la madre Miagona y los hijos Pixi y Dixi. Estuve a punto de conseguir una foto de la familia completa, pero la Miagona se movió en el último momento y estropeó la foto, por eso tienen que ir por separado, la madre, el padre con los hijos y la madre con Dixi.




Y ahora os presento a la Cariñosa, es quizás la de más edad de todas las de esta colonia. Le gusta mucho sentarse en el banco a tomar el sol o sencillamente a ver la gente pasar, pero en cuanto me ve llegar sale disparada a recibirme.



Y este es Lunarín, hermano de la desaparecida Cani



Este otro negro es Calvetu



Y esta Blanca



Quedan otros muchos de los que no tengo fotos, como la Parda o el Asustadizo o Grisón, pero a todos ellos los considero también mi familia, una familia cambiante pero muy querida.

Triste es pensar que estos gatos acaban por desaparecer de mi vida pero me queda el consuelo de que al menos mientras sus vidas se cruzaron con la mía no sólo recibieron alimento, si no también cariño y palabras amables que estoy segura de que ellos las entienden.

Desde aquí pido a todos que si no queréis a los gatos callejeros, al menos los respetéis y nos les hagáis daño.

19 comentarios:

TriniReina dijo...

El gato con que más familiaridad tengo, se llama Lila. Es un macho, pero se llama así. Anoche mismo estuve en la casa que vive y al irme, estaba recostada ante la puerta de salida, tan pancha, y tuvimos que esquivarla, para no pisarla y nada, ella a estirarse y mirarnos, seguramente era su manera de decirnos adiós.

Sí que tiene suna larga familia felina y todos son preciosos y se ven muy cuidados.

Besos

Fabi dijo...

Hola amiga,
yo no tengo mi familia gatuna callelera, pero muchas mujeres cuidan de ellos bajo de mi casa, y todos los dias los veos y estan todos bastante cuidados...
tus gatos se ven preciosos y bien nutritos, y aun mas se que eres una persona maravillosa...
gracias por compartir tan hermosas fotos, todos los animales son bellos!!!
Un abrazo con simpatia y cariño

unjubilado dijo...

El jueves al venir del Pirineo, el termómetro del coche marcaba 40º, al entrar en la urbanización mi mujer me dice mira un gato negro muerto. Estaba espatarrado, paré el coche y le dije a mi mujer "mira lo muerto que está" le dije ¡¡fuuuuuu!! levantó la cabeza nos miró pero siguió dormitando en la sombra.
Creo que ya he comentado en alguna ocasión que a la entrada de la urba, hay muchos gatos callejeros, alimentados por una persona ajena, ahora esa persona ha desaparecido y los gatos que se ven son dos o tres, antes eran muchos más.
Pienso "esa persona estará de vacaciones?"
Recuerdo haber oído llamarlos por su nombre y los gatitos iban acudiendo.
Saludos

Senior Citizen dijo...

Aunque siempre he respetado a los animales y soy incapaz de hacerles daño, yo no podría sacrificarme tanto como tú te sacrificas por esta familia gatuna, que no convive contigo y que te llena de pena cuando ves desaparecer a alguno de ellos y no sabes lo que le ha ocurrido. Prepararles la comida, salir todos los días dos veces haga frío o calor para llevársela.... realmente es de admirar.

Ligia dijo...

Pues sí que tienes una familia grande... Todos son preciosos y me ha hecho gracia lo de la foto con todos juntos, porque a mí me cuesta sacarles una foto juntos a los gemelitos de mi sobrina y son solo dos...
Besos

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
Me ha gustado mucho tu familia gatuna de la calle, lástima que se pasa muy mal cuando desaparecen, pero para ellos es siempre mejor tener a alguien tan buena y comprensiva como tú que los cuide y los mime.
Es menos duro con los de casa, pues aunque se pueden poner enfermos también, es posible cuidarlos mejor porque no desaparecen. Esta situación te deja muy desolada, pues quieres que no les haya pasado nada malo, que los haya recogido una buena persona, pero como no lo sabes, sólo te queda orar por ellos.
Te entiendo muy bien y te admiro por tu gran labor. Un beso.

Anónimo dijo...

Tu otra familia gatuna me dejo triste, es una pena que no tengan un refugio municipal donde pudieran estar a salvo de esos imprevistos que los hacen desaparecer, menos mal que te tienen a ti. Besos. Isa

Abedugu dijo...

TriniReina – Ese gato se comporta de esa manera porque sabe que no le vais a hacer daño.
Si, están bien alimentados no como los que vi en el paseo que hice hoy que había un montón de gatos todos famélicos y eso me ensombreció el día.

Fabi – Si, todos los animales son marvillosos y deberíamos de quererlos y respetarlos más, pero me temo que mucha gente todavía no llegó a la misma conclusión.

Unjubilado – Con este calor los gatos andan un poco vagos y no me extraña pues con ese abrigo de pieles que llevan lo tienen que pasar fatal.
Por lo que cuentas esa persona si se marcha no deja encargado a nadie, nosotros si lo hacemos, cuando una se marcha avisa a las demás para que cubran su horario.

Senior Citizen – Aunque no lo creas para mi no es un sacrificio, yo voy todos los días haga bueno o llueva o nieve pues se que ellos me esperan y quizás es la única comida decente que hagan en el día y si, la pena cuando desaparecen es mucha por eso digo que mi único consuelo cuando eso pasa es que al menos mientras sus vidas se cruzaron con la mía no sólo reciben alimento, si no también cariño y eso me consuela un poco.

Ligia – Con la Miagona es imposible querer hacerles una foto a todos juntos pues en su afán de que la acaricies se te echa encima y no se está quieta el tiempo suficiente.

Clariana – Esta labor no tiene ningún mérito porque la hago encantada y el día que me los encuentro a todos vengo feliz para casa, sin embargo hoy en mi paseo de las seis de la mañana sólo vi a uno y eso me dejó un poco mustia, espero tener más suerte por la tarde.

Isa – Se como sientes porque se lo mucho que te gustan los animales y como los cuidas, pero de momento lo único que hay son las perreras municipales y por lo que me cuentan no es el mejor sitio para estos gatinos.

Tawaki dijo...

Eso sí que es una familia numerosa. Son preciosos. Ya sabes que me gustan los animales, así que no puedo más que envidiarte por la suerte de tener tantos compañeros, aunque sólo sea por un tiempo.

Un abrazo.

Mayte dijo...

Ya por fin de vuelta y que feliz de que nos presentes a todos tus gatunos :D, alguna vez yo te enseñ los dos míos y por ahi los tengo en el blog de fotos, son maravillosos, Tomasa ya anciana y algo enfermita pero llena de vida y Chess, un tremendo compañero de buenos momentos, mimoso, encantador y guapo como no :D

Un achuchon para cada uno de tus gatunos y un biko grandote para ti siempre. ;)

Marian dijo...

Ya sé que lo haces de mil amores; pero precisamente por eso, hay que reconocer que es admirable la constancia y la dedicación a tu otra familia gutuna. Ahora ya le puedo poner cara y bigotes a tus ahijados :o) Desde luego, tienes una habilidad especial para ponerles nombre. Sólo con eso, podemos imaginarnos parte de la historia de cada uno, su carácter o alguna de las muchas anécdotas que observas en esa distancia corta con la que agradecen tus desvelos. Y aunque es inevitable que desaparezcan algunos, seguro que los reencuentros, que también se dan, son motivo de alegría.
Un abrazo

Abedugu dijo...

Tawaki – Esa es la única pena en este caso, que la mayoría de las veces sólo disfrutas de ellos durante un tiempo y luego desaparecen.

Mayte - :-) Como verás entre mis dos familias gatunas tengo bastante en que entretenerme, es vedad que dan trabajo, pero las satisfacciones son muchas y merece la pena disfrutar de su compañía.

Marian – Desgraciadamente los reencuentros son pocos y vengo observando que cuando desaparecen unos días y vuelven a aparecer, al cabo de poco tiempo desaparecen de forma definitiva, no me preguntes por qué, pero ya me pasó varias veces.

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
No te quiero preocupar demasiado, pero me ha dejado pensativa lo que explicas de que cuando te desaparece algún gato, a veces vuelve pero luego ya no lo ves. Yo por mi experiencia sé que a pesar de que es una labor agradable por nuestra estima a los animales, también es dura. Y te quería decir que no fuera que alguien los envenenase, en la calle a veces pasa. Disculpame pues no es mi intención de que lo pases mal, sólo quería apuntar una idea, por si tienes manera de comprobarlo cuando te pase. Un beso.

Javier 16 dijo...

Estos día en que la fábrica permanecía cerrada y sin dar comidas (existe un comedor de empresa), una gata blanca estaba pasando más hambre que Carpanta. Descubrí tarde, la presencia de un pequeño gato enfermo y legañoso que murió poco después. Al resto, que eran tres, muy guapos aunque algo escuálidos, los fuimos alimentando hasta hoy, ya que mañana, abrirán el comedor y acudirán seguramente a su rutina diaria con el contenedor de las sobras.

Eres una gran luchadora por la supervivencia de estos felinillos; como Clariana.

Saludos.

Abedugu dijo...

Clariana – Se que desgraciadamente hay gente que envenena no sólo a los gatos, si no a todo animal que le moleste, pero es imposible que yo pueda comprobarlo pues tendría que hacer guardia las veinticuatro horas del día y eso es imposible, así que me quedaré con la duda de saber que fue de los que desaparecen y rezaré para que no los hayan envenenado porque es una muerte muy dolorosa que los pobres no se merecen.

Javier 16 – Te agradezco que atendieras a esos gatos, los pobres suelen pasar bastante hambre pues la gente con eso de decir “ya se buscan la vida ellos solos” pasan de los gatos y no se dan cuenta que cada vez los pobres tienen menos medios de alimentarse por su cuenta, es una pena que a los animales se les mire con ese desprecio como si no tuvieran ningún valor.

GUILLERMINA dijo...

"Triste es pensar que estos gatos acaban por desaparecer de mi vida pero me queda el consuelo de que al menos mientras sus vidas se cruzaron con la mía no sólo recibieron alimento, si no también cariño y palabras amables que estoy segura de que ellos las entienden." Leodegundia
Tu misma te comentas, es una frase para publicarla. Reduces el post a una frase que llega al alma.

Un abrazo. Guille

Toupeiro dijo...

Buen sitio para buscar novia.

Aldabra dijo...

¡que bonitos son!
bicos,

Abedugu dijo...

Guillermina – Créeme que es lo que siento de corazón.

Toupeiro - :-) Si es un gato el que la busca aquí hay unas gatinas bien preciosas.

Aldabra – A mi eso me parece.