domingo, 16 de octubre de 2011

Quintillizos

Os presento a la Miagona. Es una gata callejera, la más cariñosa que se pueda encontrar pero a la que de poco le sirven las pastillas para que no quede preñada porque a cada poco nos regala una camada de maravillosos gatinos.



Esta última vez fueron nada menos que cinco, todos negros. Sólo tuve la oportunidad de fotografiarlos a todos juntos una vez pero desgraciadamente ese día no llevaba la cámara y luego fue imposible porque uno de ellos es tan tímido que siempre se queda medio escondido entre las ramas.


Mientras los otros cuatro comen con mucho apetito


¡La comida está para relamerse!


Su madre pasea por la acera y hoy se lleva a dos con ella



Aquí está con el más pequeño y además no se si será el último en nacer porque su pelo no es tan negro como el de los otros, parece como si se les hubiera terminado el tinte, pero a cambio es el más audaz, incluso se pasea el sólo por la acera sin miedo ninguno.


Mientras su hermano se esconde tras la papelera


El se queda muy tranquilo y se deja fotografiar sin problema


Luego corren para refugiarse en el jardín pero no pueden resistir la tentación de quedarse mirando a la gente que pasa




Luego a reponer fuerzas otra vez mientras Tímido sigue observando desde la distancia



Se que mucha gente piensa que a los gatos callejeros no se les debería dar de comer pero quizás no se paran a pensar que eso es condenarlos a una muerte horrenda. ¿Por qué condenarlos a morir de hambre cuando no hacen daño a nadie? Otros van más allá y los envenenan logrando darles una muerte tan cruel como la anterior o peor. Yo recomendaría a esa gente que se parara un momento y mirara a los ojos de estos gatos y se preguntara si tienen derecho a matarlos.

17 comentarios:

Ligia dijo...

La verdad es que tienen una mirada tan tierna que te desarma. Abrazos

Senior Citizen dijo...

Tú tienes trabajo con estos gatos, pero a cambio te han proporcionado un reportaje bien bonito y tierno.

Marian dijo...

Qintillizos y preciosos. Ya veo que reconoces en cada uno su carácter y ese más tímido es Un besíncautivador.Ojalá salgan adelante.

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
Son preciosos estos gatos y las fotografías muy bien elaboradas.
Aquí en las colonias se utilizan las jaulas trampa y se les coge para esterilizarlos, pues que se multipliquen mucho es negativo para ellos la gente se ceba con ellos.
Las pastillas los pueden perjudicar, cuando no hay otra posibilidad se hace así, pero no es bueno para ellos.
No sé cuáles son vuestras posibilidades, pero si hubiera alguna institución que se ocupara de ésto allí, se le podría pedir ayuda o asesoramiento.
Disculpa que me meta en ésto, sólo era a modo de sugerencia.
Sé que tú amas mucho a los animales y que haces todo lo que puedes y más por ellos.
Un abrazo.

Fuga dijo...

Pues no, no tienen ningún derecho.Estás hecha una muy buena fotógrafa de retratos de gatinos, qué tiernos !!!!
Te imagino feliz entre ellos, se dejan querer, son preciosos.
Abtazos felinos.

Javier 16 dijo...

Lo más hipócrita de la sociedad que critica la presencia de estos animales por la suciedad que dicen, provocan, qué cosas más absurdas, es la primera, seguro, en aceptar las orillas de ríos o parques llenos de basura si no son ellos quienes también pueden tirarla.
Los gatos, aunque no lo sepan estos detractores, cazan ratas y ratones cuando no consiguen alimento fácil, por lo tanto es incuestionable su labor. Que se pueda ajustar su población sin medios crueles, me parece aceptable.
Cuando voy al pueblo, ya voy preparado con una partida de comida para los que son en gran parte mis gatos favoritos (bueno, gatas).
Han salido con toda su pureza natural felina. Las fotos son fantásticas y resumen muchas cosas. El tímido creo que pasará algo más de hambre que sus hermanos.

Saludos.

Abedugu dijo...

Ligia – Duro hay que tener el corazón para no enternecerse mirando esos ojos.

Senior Citizen – No sólo me proporcionan un reportaje, me proporcionan también muchas alegrías cuando los veo corretear por el jardín y disfruto viéndolos comer con tanto apetito.

Marian – Los gatos son como las personas, también tienen su carácter y se diferencian unos de otros. Yo temo por su futuro ya que son muchos los peligros que los acechan.

Clariana – Esterilizarlos sería lo ideal pero no siempre los puedes coger. En cuanto a las pastillas te diré que yo no soy partidaria de ellas porque a la larga son perjudiciales para las gatas pero yo no puedo impedir que alguien se las proporcione ya que los gatos no son míos, de todas formas a esta gata o no le hacen efecto las pastillas o alguien que no es ella se las está tomando.
En cuanto a buscar ayuda, por aquí no es fácil encontrarla, eso te lo puedo asegurar de primera mano.

Fuga - :-) Sabes que me encantan los gatos hasta el punto que cuando voy de excursión llevo en la mochila comida especial para ellos por si me encuentro alguno. Fotografiarlos no es fácil porque no se están quietos casi nunca.

Javier 16 – Cada vez que alguien me dice que los animales son sucios me enfado un montón, sucias las personas y si no que alguien me diga de quien son las toneladas de basura que se recogen todos los días en las ciudades ¿de los animales o de las personas?.
Te diré que en estos jardines que están muy abandonados, parecen selvas, siempre hubo muchos gatos. Un buen día los dueños decidieron deshacerse de ellos y el resultado fue que llegaron las ratas que pululaban alegremente. Al final los dueños decidieron dejar que volvieran a establecer los gatos allí.

Mayte dijo...

Que bellezones!!!!

Mi madre nunca quiso tener en casa cuando eramos pequeños un gatito negro y a mi me enloquecen, están divinosssss!!

Gracias por compartir estas cosas que me hacen sonreír siempre :D

Besotes!!!

unjubilado dijo...

Se les ve tan tiernos que poca gente sería capaz de mirarles a los ojos y tratar de hacerles daño. Aunque me imagino que esas miradas son exclusivamente para ti.
Saludos

Anónimo dijo...

Que panzada de gatos¡¿Cual me vas a regalar? Tengo uno mezcla de so se cuantos padres que es un primor, no lo tengo en casa porque hay muchos lugares donde puede dormir, a demás se deja acariciar pero nocoger. Un abrazo Guille

Tawaki dijo...

Son preciosos. Dan ganas de achucharlos.

Abedugu dijo...

Mayte – Lo de los gatos negros es una leyenda sin fundamento ninguno, que importa el color de su pelo, en realidad todos los gatos son maravillosos.

Unjubilado – No Jubi, esas miradas son para todo el mundo, lo que pasa es que no todos reparan en ellas.

Guille - :-) No son míos así que no te puedo regalar ninguno, tendrás que conformarte con las fotos.

Tawaki - :-) Pienso como tú, pero estos no se dejan.

TriniReina dijo...

Nadie tiene derecho a matar a nadie.

"La audacia del que se siente distinto". Eso se me ha venido a la cabeza al leer sobre ese gatito al que parece se le acabó el tinte.
Aunque doy un voto a Tímido. A veces los tímidos demuestran un pico de audacia que achanta al más descarado:)

Besosssss

Anónimo dijo...

Que bonitos son y que pena no poder hacer nada más por ellos, como me gustaria que pudieran encontrar un hogar y que estuvieran calentitos al lado de la calefacción, sobre todo hoy que diluvia. Un besin. Isa

Abedugu dijo...

TriniReina – Algo les debió de pasar a los gatinos porque ya no asoman por la acera y al audaz ya no volví a verlo mas, algunas veces veo a los hermanos, me da pena no saber en donde está el pequeñuco.

Isa – Eso pienso yo ahora que llueve tanto y que ya enfrió, pero yo no puedo recoger a todos los gatos que me encuentro por la calle aunque ganas si que paso.

Toupeiro dijo...

Cualquiera los distingue. Me encanta ver jugar a las crias de gatos.

Abedugu dijo...

Toupeiro - Yo puedo echar horas contemplándolos mientras juegan.