domingo, 2 de octubre de 2011

Hace millones de años

Antes de despedirnos del Museo de Historia Natural de Nueva York y gracias a las magníficas fotos de Tawaki tomaremos contacto con unos animales de los que ya no quedan más que los esqueletos y si estos nos dejan asombrados imaginaros lo que sería haber podido contemplarlos cuando eran los dueños y señores de la Tierra.

Podemos empezar por el Brachinosaurus, uno de los más grandes dinosaurios que se conocen. Tenía una constitución similar a la de las jirafas, largas patas delanteras y largo cuello. En cuanto a sus extremidades el primer dedo de las patas delanteras y los tres primeros de las traseras tenían garras. Al parecer se movían en manadas.


Otro de buen tamaño era el Apatosaurus, también conocido como brontosaurio. Los científicos creen que cuando caminaba no arrastraba su larga cola si no que la mantenían levantada un par de metros sobre el suelo lo que evitaría que ellos mismos se la pisaran o que estuviera al alcance de los depredadores. Se cree también que para ayudarse a digerir la comida tragaban piedras ya que sus quijadas no eran suficientes para masticar las plantas.


Veamos ahora al Alosaurio. Era carnívoro y se alimentaba de pequeños dinosaurios. Sus miembros delanteros eran más cotos que los traseros y tenían garras parecidas a las de las águilas. Su cráneo presenta unas protuberancias delante de cada ojo que no se sabe que función tenían. Se cree que la forma de atacar a sus presas era acecharlas y luego asestarles un fuerte golpe de mandíbulas moviendo su cabeza arriba y abajo como un hacha.


Y aquí tenemos al que se cree antepasado de los elefantes, el Gomphotherium. Casi todos tenían cuatro colmillos y se cree que también tenían trompa aunque no todas las especies poseían las mismas características. La trompa era móvil y prensil y estaba adaptada para realizar movimientos precisos como arrancar plantas y llevárselas a la boca. También la utilizaban para remojarse en el baño o para echarse barro y protegerse de los insectos.


De estos grandotes nos acercaremos ahora a uno quizás de los más conocidos gracias a las películas, el Tyrannosaurus rex. Un carnívoro bípedo con una gran cabeza y un cuello grueso, musculoso y corto. Sus miembros traseros son largos y poderosos mientras que los delanteros son pequeños y terminados en garras. Se dice de él que era el más feroz y fuerte de todos los animales que habitaron en aquella época.


Veamos ahora uno muy curioso, el Panochthus. Está relacionado con los actuales armadillos. Era herbívoro y por su constitución se supone que no era muy ágil. La parte superior del cráneo y el cuerpo estaban protegidos por una armadura formada por cientos de hojas redondeadas y la cola, corta y en forma de cuña, consistía en pequeñas bandas óseas con clavos pequeños utilizados para su defensa. Este caparazón era su defensa contra los depredadores.


Y para terminar y para variar un poco esta vez nos las veremos con un pez, el Xiphactinus. Era un gran pez al que se le atribuyen instintos caníbales. Poseía radios óseos que sobresalían del cuerpo y se introducían en las aletas para mantenerlas firmes. Sus mandíbulas tenían un gran tamaño y su cabeza era chata. Parece ser que se alimentaba de otros peces mas pequeños y de cualquier otro animal marino que se le pusiera al alcance.



¡Gracias Tawaki por estas buenísimas e interesantes fotos!

13 comentarios:

Ligia dijo...

Es muy interesante saber e imaginarnos como se vivía hace tantos años. Abrazos

Senior Citizen dijo...

Pienso que sería terrorífico un mundo poblado por estos animales enormes y de aspecto tan fiero.

Muy buenas fotos las de Tawaki y también tu información sobre estos impresionantes "bichos".

Abedugu dijo...

Ligia – Es verdad, pero no me hubiera gustado encontrarme con ninguno de ellos.

Senior Citizen - :-) Como para no salir de casa.
Las fotos de Tawaki son preciosas y yo se las agradezco un montón.

TriniReina dijo...

Este post me ha gustado especialmente.
Es cierto el valor de las fotografías, pero también, y mucho, por tus explicaciones.

Abrazos

Humberto Dib dijo...

Llegué a través de Ligia, me gustaron las fotos y me pareció muy didáctico el blog.
Abrazos.
HD

Mayte dijo...

Impresionantes!!! Lo que si he disfrutado un montón ha sido conocer la existencia de loa Panochthus, que maravillosos!
Un abrazo enorme :D

Tawaki dijo...

Gracias por permitirme colaborar en este bonito blog. Es un placer y confío en poder hacerlo más a menudo.

Veo que has trabajado muy bien los comentarios, enriqueciendo mucho las fotos.

Un abrazo.

Abedugu dijo...

TriniReina – Las fotografías son buenísimas, no es fácil poder fotografiar algo tan enorme como estos “animalillos” dentro de un edificio y como verás la nitidez es grande.

Humberto Dib – Bienvenido a mi casa.
Con este blog sólo intento animar a la gente a que se fije y disfrute de la Naturaleza pues ella nos ofrece verdaderas maravillas que no siempre sabemos apreciar por no prestarle atención.

Mayte – No hay duda de que es, bueno era, un animal muy curioso y supongo que menos agresivo que los otros.

Tawaki – Gracias Tawaki, pero esas fotos no hace falta enriquecerlas, son fantásticas.
Y por supuesto ya sabes que puedes participar en este blog cuando quieras, no es la primera vez que lo haces y espero que no sea la última.

elcamperoinquieto.com dijo...

Parece increible que existitieran, ami cria le estoy leyendo uno de dinosaurios y alucina!
Saludos camperos.

unjubilado dijo...

Al ver las preciosas fotos que has publicado, me han entrado ganas de visitar Dinópolis en Teruel (que lo tengo más cerca), y allí en muchos casos han recreado al "bicharraco" recubriendo el esqueleto.
Saludos

Javier 16 dijo...

A mí me entró una fiebre exagerada con esto de la paleontología cuado vi un reportaje en televisión hace muchos años. Hice todo el recorrido de la ruta de las icnitas cuando colocaron groseras imitaciones de dinosaurios en el recorrido. Visitando las huellas grabadas en la roca caliza, recuerdo una mujer que dijo – pues si que tenían que pesar estos animales para dejar las huellas en la piedra-, su hijo le contestó – no mamá, es que todo esto antes era barro, que con el paso de millones de años de fosilizó transformándose en roca. Me hizo gracia porque mi hija también me lo preguntó. Bueno, son anécdotas que guardo en la memoria, todos tenemos momentos gloriosos y yo no soy menos, también meto mis gambazos. Alegría…

Saludos.

don Gerardo de Suecia dijo...

Que animales habían antes! Un artículo interesante! Voy a leer más en este blog más tarde.

Bienvenido a mi blog don Gerardo de Suecia en esta dirección:

http://turbeng.wordpress.com/

Abedugu dijo...

Elcamperoinquieto – Bienvenido a mi casa.
Es cierto que ahora se nos hace bastante difícil creer que esos enormes animales pudieran vivir en la tierra, pero ahí están sus esqueletos para demostrarnos que si estuvieron.

Unjubilado – En Asturias también tenemos el MUJA – Museo del Jurásico en Colunga pero yo todavía no lo visité.

Javier16 - :-) Muy bueno el comentario de la mujer sobre las huellas de dinosaurio.
Pues ya ves, a mi nunca me dio por adentrarme en el tema de estos animales desaparecidos aunque ahora con estas fantásticas fotos de Tawaki sentí curiosidad y ya los veo como más cercanos.

Dos Gerardo de Suecia – Bienvenido a mi casa.
No hay duda de que si son muy interesantes.