domingo, 23 de octubre de 2011

Paisajes

La Naturaleza que como ya dije en otra ocasión, o quizás en varias pues la admiro mucho, es una gran artista y nos muestra su obra de muy diversas maneras y de forma totalmente gratuita. Y el hombre siempre celoso del arte de la Naturaleza intenta imitarla y en ocasiones incluso “ayudarla” modificando esos paisajes que ella puso a nuestra disposición.

Aunque la mayor parte de las veces intentando esa “ayuda” estropea lo que toca, hay como en todo excepciones, y una de ellas es el paisaje de Las Médulas al que hoy le voy a dedicar este reportaje basado en las fotos cedidas por Tawaki que como siempre son magníficas.

La primera intención del hombre al toparse con este lugar no fue precisamente realizar una obra de arte, si no extraer el oro que esta zona tenía en sus entrañas. Y trasegando la tierra de acá para allá surgieron caprichosas formas de tierra rojiza.


Cuando se acabó el oro se acabaron los trasiegos de tierra y la vegetación, que había estado esperando pacientemente, volvió a instalarse en la zona intentando trepar por aquellas nuevas montañas logrando un paisaje extraño y maravilloso que no deja indiferente a nadie.






Y en esas montañas de picos escarpados nos podemos encontrar con varias cuevas y numerosas galerías que agudizan la imaginación del visitante que intenta trasladarse a la época en que la zona estaba en plena explotación minera.




Y al lado de estas curiosas montañas están unos viejos árboles que nos hablan del paso del tiempo y que se resisten a desaparecer. Y con ellos decimos adiós a Las Médulas.





¡Gracias Tawaki por tu colaboración fotográfica!

20 comentarios:

Goathemala dijo...

Gracias a los dos, a Tawaki y a ti. Esto no lo visité. No será por ganas pero siempre que pasé por la zona, por un motivo u otro, iba con prisas. Y el lugar merece una visita detenida.


Abrazos.

Ligia dijo...

Me parece un lugar muy interesante para visitar algún día. Abrazos

Senior Citizen dijo...

No conozco este lugar y lo más probable es que no lo visite nunca, pero gracias a ti y al viajero Tawaki puedo hacerme una idea de lo que es.

Abedugu dijo...

Goathemala – Yo tampoco lo conozco, sólo en fotos, pero me parece un lugar especial. Gracias a Tawaki puede figurar en mi blog.

Ligia – :-) Como estás tan viajera últimamente cualquier día nos ofreces tú un reportaje de la zona.

Senior Citizen – Supongo que a pesar de que a mi me queda más cerca tampoco lo visitaré, pero por las buenas fotos de Tawaki ambas nos podemos hacer una idea de lo que son Las Médulas.

GUILLE dijo...

Desde luego el paisaje que nos ofreces una vez más es una maravilla. me gustaría visitarlo.
Felicidades a los dos.Un abrazo Guille

Abedugu dijo...

Guille - También a mi me gustaría, pero ante la imposibilidad de ir hasta allí, disfruto con las estupendas fotos que nos proporciona Tawaki.

TriniReina dijo...

No sabía que este paisaje era "obra" del hombre. pensé que era una exclusividad de la caprichosa naturaleza.

Besos

Javier 16 dijo...

Es cierto que han quedado unas formaciones muy caprichosas. Es deseable que, cuando la mano del hombre explote un paraje para extraer lo que sea, tenga la suficiente mentalización, no obligada, sino por propia voluntad de restaurarlo convenientemente.
Una bonita narración adornada por unas estupendas fotos.
Gracias a los dos.

Saludos.

Tawaki dijo...

Es una pena que no podáis acercaros por allí, porque se trata de un paseo muy agradable y muy fácil.

Las galerías fueron excavadas con la fuerza del agua. Los romanos subían el agua y la metín a presión para romper la montaña. Luego más abajo, separaban el oro del lodo. Es por eso por lo que hay esos túneles.

En mi primera visita, hace casi veinte años se podían visitar, pero hoy en día los tienen cerrados al ´público, supongo que por seguridad.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me dejas con ganas de ir hasta el Bierzo, cuando vaya ya te contare. Un besin.Isa

unjubilado dijo...

No conocía estos paisajes, ahora gracias a ti y a Tawaki y algo que he ido viendo en la red ya no puedo decir lo mismo.

Mayte dijo...

Un paseo delicioso, mi favorita la última...me encantan las formas que los árboles regalan, guardianes de vida y tierra.

Besote!

RosaMaría dijo...

Una maravilla! Tuve ocasión de visitarlas y me sumergí en la historia y en la profundidad de sus cavernas. Saqué fotos no tan buenas como las de nuestro amigo, pero traje mi recuerdo en ellas. También comí estupendamente en la zona. Gracias a los dos por revivirlo en mí. Besos.

Abedugu dijo...

TriniReina - :-) Pues la caprichosa naturaleza esta vez tuvo ayuda y hay que reconocer que no quedó mal.

Javier 16 – Eso sería lo ideal, pero me temo que todavía no se tiene la mentalización suficiente para llevarlo a cabo. Quizás algún día nos demos cuenta de lo importante que es la naturaleza para todos.

Tawaki – Nunca se puede decir de esta agua no beberé, pero para mi viajar cada vez está mas difícil. De momento me conformo con tus fotos que son estupendas y nos dan una idea muy clara de lo que es ese lugar.

Isa - :-) Espero que tengas mas puntería con el tiempo de la que tenemos ambas para ir a tu finca ya que siempre nos toca niebla o lluvia.

Unjubilado – Desde luego que es un lugar interesantísimo además de bello.

Mayte – A mi también me encantan los árboles sea cual sea su especie o su edad.

Rosa María – Tu al menos pudiste visitarlas nosotros esperaremos poder hacerlo algún día.

Toupeiro dijo...

Aquí estuve yo hace unos años, es muy bonito. Las fotos son muy buenas.

Abedugu dijo...

Toupeiro - Pues yo todavía no me acerqué, menos mal que Tawaki colaboró en el blog con estas estupendas fotos.

RosaMaría dijo...

No sabía que ahora estaban cerradas al público, no veo la razón. Una pena pues es algo grandioso. La naturaleza es maravillosa tal cual lo pones tú. Besos.

Abedugu dijo...

Rosa María - Lo que está cerrado al público son algunos túneles y cuevas y es por seguridad, pero lo que se puede ver merece la pena el viaje.

Aldabra dijo...

fui hace años a Las Médulas y estoy deseando volver.

biquiños,

Abedugu dijo...

Aldabra - A mi también me gustaría ir a conocer esta zona, pero lo veo un poco difícil.