domingo, 18 de septiembre de 2011

Formas de enseñar (1ª parte)

Para poder enseñar a la gente a amar y comprender a los animales hay varias formas, se les puede llevar al hábitat natural en donde viven, cosa no siempre posible; o se les puede llevar a un Zoo, cosa que no siempre nos gusta; o se les puede llevar a algunos museos en donde hay formas muy didácticas sin que ello represente ninguna molestia para los animales.

Me refiero a los dioramas. Como todos sabéis un diorama es un montaje escenográfico que da a las figuras un efecto tridimensional. Si está bien hecho la escena que se ve parece totalmente real, así que en ellos se nos pueden mostrar los animales en un escenario exacto al que viven en libertad lo que de mano ya nos ayuda a situarlos en su entorno.

Hoy, y gracias a una de mis colaboradoras más habituales, haremos un recorrido por esos dioramas que se encuentran en le Museo de Historia Natural de Nueva York.


A mi entender están tan bien hechos que da la sensación de que los animales tienen vida y que al igual que nosotros los contemplamos, ellos también nos miran quizás con la misma curiosidad, eso si, no hay movimiento alguno pero esto nos permite fijarnos mejor en ellos.

Al lado de cada diorama hay un panel explicativo que muestra las características, comportamientos y hábitats de cada animal. Por ejemplo en el del gorila dice que es el más grande de los primates y que habita en los bosques del África central y occidental. Que se alimenta de hojas, cortezas, tallos y frutos de más de un centenar de plantas.


Y ahora pasaremos a ver algunos dioramas en donde los antílopes son los protagonistas. El nombre de antílope se aplica a un extenso grupo de rumiantes, son unas 150 especies entre los que se encuentran el Orix, el Cobo, el Kudú, el Bongo, el Impala y otros muchos. La mayoría proceden de África. Sus cuernos son huecos y nunca los mudan y no se ramifican como los de los ciervos.






A algunos de estos antílopes los presentan en compañía de otros animales con los que al parecer conviven en su hábitat natural, aquí podemos verlos con cebras, jirafas y Ñus de cola blanca.




Y dejando a los antílopes nos encontramos con estas aves. Empezaremos por los buitres.
Los buitres son aves rapaces que suelen alimentarse de animales muertos, dejan que el trabajo lo hagan otros animales, pero si no encontraran un cadáver que llevarse al pico, son capaces de cazar presas vivas. Tienen la cabeza pelada lo que les facilita la alimentación al hurgar en los cadáveres y así la tendrán limpia, cosa que no sucedería si la tuvieran llena de plumas. A pesar de su tamaño pueden volar a gran altura.


Y seguimos con las avestruces. El avestruz es el ave más grande pero no puede volar. Aquí vemos a una pareja, el macho tiene las plumas del cuerpo negras y las del borde de las alas y la cola blancas, mientras que la hembra tiene las plumas de color gris con alguna blanca en las alas. Cuando se sienten amenazados el macho da unas patadas de campeonato llegando a matar a un hombre o a un león de una sola patada.


Continuará……

15 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Debe ser muy interesante ver esos dioramas de Nueva York, a falta de poder ver a los animales en libertad en su propio habitat, cosa que pocas personas pueden conseguir.

Ligia dijo...

Una forma interesante y curiosa de enseñar. Abrazos

Abedugu dijo...

Senior Citizen – Lo interesante sería verlos al natural pero eso es bastante difícil. Pero esto tiene de bueno que se puede tomar un primer contacto para ir conociéndolos y así si un día nos encontramos con ellos ya no serán unos desconocidos para nosotros.

Ligia – A mi me parece muy buena pues no se daña a los animales y al ir conociéndolos se sentirá interés por ellos lo que creo nos llevará a todos a respetarlos e incluso quererlos, cosa que hasta ahora es bastante escasa.

Anónimo dijo...

Dile a tu colabora oficial que me lleve con ella que voy a ojos cerrados,para poder aprender y despues enseñar. Guille

RosaMaría dijo...

Que maravilla, unas fotos preciosas junto a tus claras explicaciones. Un abrazo y gracias.

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
Me ha gustado mucho esta manera de poder mostrar los animales en dioramas, o sea, en una visión tridimensional que nos acerca a la realidad.
Desconocía el dato de los cuernos huecos y no ramificables de los antílopes.
En cuanto a los buitres creo que es una manera inteligente y ecológica de actuar la suya, para la alimentación. De alguna manera los humanos hacen lo mismo, aunque de una forma aparentemente más limpia. Quiero decir que otros los matan para ellos y lo de ecológico lo atribuyo sólo para estos animales, pues las personas no somos muy ecológicas o al menos no lo demostramos.
Disculpa por mostrarme con demasiada sinceridad en este comentario. Un beso.

unjubilado dijo...

Creo que si no hubieras dicho que las fotos eran dioramas hubieran "colado" por ser animales vivos de lo perfectas que son estos y aquellas.
Decía Mahatma Gandhi "La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que ellos tratan a sus animales".

Aldabra dijo...

sí que se ven muy reales.

biquiños,

Abedugu dijo...

Guille - :-) Guille, me temo que ni tu ni yo estamos ya para ir con mi colaboradora, ni con los ojos cerrados ni con ellos abiertos, mejor conformarnos con las fotos.

Rosa María – Para ser hechas en un lugar cerrado y con luz artificial a mi me parece que le quedaron muy bien y se las agradezco pues es otra manera de acercarse a la naturaleza.

Clariana – Me parece muy bien que te expreses con toda claridad, sabes que el tema naturaleza es para mi muy importante y yo también me expreso con claridad, la que creo que es necesaria para que mucha gente que pasa de este tema se pare al menos a pensar en él aunque sea por un momento. Sabes que admiro tu lucha a favor de los animales.

Unjubilado – Cuando las vi yo pensé que estaban tan bien hechas que parecían animales vivos pero inmóviles y me parece que es una buena manera de intentar enseñar a los humanos a conocer a estos seres que comparten la tierra con nosotros y a la que tienen el mismo derecho.

Aldabra – A mi también me lo parece.

Fabi dijo...

Ma que bellas estas imagines... si te fijes en ellas, casi te parece de tocar a esos animales!
Gracias, por las foto y por las explicaciònes, la dos muy interesantes!
:-)
Un abrazo desde mi

Tawaki dijo...

Ha sido ver la palabra diorama y remontarme al museo en cuestión. Luego me ha hecho gracia verlo escrito.

Estuve un día entero en este museo y no lo vi completo. Está muy bien puesto y me gustó un montón.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Que bien se ve a los animales en su propio habitat, en dioramas o en libertad es una bonita estampa de nuetra NATURALEZA MARAVILLOSA. Un besin. Isa

Abedugu dijo...

Fabi – Cuando me trajeron las fotografías a mi también me parecieron muy interesantes pues es una buena forma de enseñar.

Tawaki – Debe de ser un museo magnífico, un de esos que hay que visitar con calma. A juzgar por las fotos creo que está muy bien montado.

Isa - :-) Mejor verlos al natural si se pudiera, pero no siempre están a nuestro alcance pero esto sirve como una buena toma de contacto con ellos.

TriniReina dijo...

Sí, los dioramas son muy adecuados a la hora de enseñar, pero en la fotografía, al menos yo, siento más cercano a los animales, como más vivos.

Besos

Abedugu dijo...

TriniReina - Los dioramas creo que son buenos para un primer contacto, un primer paso para ir acercándonos a los animales.