domingo, 11 de septiembre de 2011

Bonsáis

Como todos sabéis, un bonsái es un árbol ornamental sometido a una técnica de cultivo que impide su crecimiento mediante la poda de tronco, hojas y raíces. Tengo entendido de que hay dos formas de poda, la de mantenimiento que sirve para ir acentuando las formas deseadas cortando las ramas cuando tienen varios pares de hojas y la poda de formación que consiste en podar drásticamente para darle la forma deseada causándole heridas que hay que curar untándolas con una pasta cicatrizante.

No voy a negar que estas manipulaciones logre en muchas ocasiones un resultado de gran belleza, pero eso si, una belleza artificial. Pero a mi me parece algo desagradable porque es un maltrato a un árbol al que se le fuerza a convertirse en un enano en lugar de dejarle crecer libre y maravilloso.

Aunque parece que el cultivo de bonsáis lo asociamos a Japón, en realidad me parece que procede de China y de allí me trajeron unas fotos de un jardín que visitaron en Suzhou. Estos bonsáis no son, o al menos no parecen espectaculares, y una de las fotos me impresionó mucho porque a mi me produjo mas la sensación que se siente en un cementerio que en un jardín.

Esta es la foto, los pobres árboles manipulados están encerrados en una corra, expuestos a la mirada de curiosos que al pasar por su lado los mirarán con asombro pero sin transmitirles el menor cariño, sin reparar en lo mucho que les hicieron sufrir para convertirlos en miniaturas vivas, pero miniaturas a la fuerza. Supongo que los únicos que sientan pena sean los árboles que pudieron desarrollarse normalmente que los rodean arropándolos.


A este le dejaron crecer un poco más y sobresale sobre sus compañeros de suerte


Hay variedad de clases de árboles


Algunos troncos más parecen de piedra que de madera


Se convierten en ancianos retorcidos a los que nunca se les dejó crecer


A alguno le pusieron un tiesto mayor y le dejaron crecer un poco más


Tronco abierto ¿herida que no cerró?


Los tejados parece que quisieran que árboles y bonsáis no pudieran juntarse.


Sus raíces se retuercen en torno al tronco, quizás buscando la tierra que les falta.


Y con este bonsái de extraño tronco nos despedimos y al menos yo me marcho con una sensación de tristeza por ver como se manipula la naturaleza para capricho de algunas personas.



¡Gracias Menchu y Nieves por estas fotos”

16 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Pienso como tú, que pueden ser bonitos pero me producen una sensación desagradable y ese jardín de las fotos aun más porque está en el exterior, en donde se supone que los árboles deben crecer libremente sin más podas que las necesarias para su supervivencia cuando están enfermos.

Fabi dijo...

Siempre me han fascinado pero nunca he tenido uno en mi casa... me gusta mirarlos pero ... no sè... algo me para de poseerlo uno para mi.

De todo modo, siempre interesante lo que publicas...

un abrazo con cariño

Anónimo dijo...

Nunca tuve ninguno y no me pare a pensar porque no me atraian, al leer tus comentarios creo que era eso lo que me pasaba, me daban pena, me quedo con la alegria que me producen mis geranios. Un beso

Ligia dijo...

No sé por qué, pero me han recordado a los animales que les cortan las orejas o el rabo por estética o para participar en concursos... Abrazos

Mayte dijo...

Los bonsai son pequeños grandes que viven y dan belleza al entorno, algunos naturales otros cultivados, creados y cuidados para siempre....una tradición y enseñanza de vida.

Un abrazo grande!

Maca dijo...

La verdad es que nunca me llamaron la atención los bonsais, al principio puede que un poco ,por aquello de lo novedoso, pero luego ni fú ni fá.
Después de leer tu post no me queda más que estar de acuerdo contigo y sentirlos como una mutilación de la naturaleza.
Besos

Tawaki dijo...

A mí me parecen muy bonitos, pero también he oído hablar de la represión del crecimiento y de ser verdad prefiero verlos en su tamaño natural.

En el Jardín Botánico de Madrid se exhiben algunos, creo que la colección de Felipe González.

Un abrazo.

Javier 16 dijo...

A mí sólo me gustan los bonsáis naturales y, aun así, me produce cierta angustia la mala suerte que tuvo su simiente de caer en la fisura de una roca o en la grieta de alguna casa en ruinas. Pero, al fin y al cabo, son seres de la naturaleza, pero con algo más de mala suerte…

Saludos.

unjubilado dijo...

He de reconocer que un bonsái bien "trabajado" "me gusta", pero a la vez veo a un ser vivo al que se está martirizando, para conseguir que no crezca.
Es cierto lo que comentas, el arte del bonsái se originó en China hace unos dos mil años, como objeto de culto para los monjes taoístas y también que existen dos formas de poda.
Las fotos preciosas.

Abedugu dijo...

Senior Citizen – Yo reconozco que algunos son bonitos, pero me sucede lo mismo que con las personas que se operan tanto para estar perfectas que el resultado final para mi es bello pero frío, artificial, les falta ese toque de naturalidad que da vida y expresión.

Fabi – Cuando los contemplo me dejan un sentimiento triste porque se que en realidad les robaron su vida y libertad de crecer.

Anónimo – :-) Yo también me quedaría con los geranios, son sencillos pero naturales y alegres.

Ligia – Ese es otro tema que me ofende a más no poder, a los dueños de esos animales les cortaría yo alguna que otra cosa a ver si estaban tan contentos.

Mayte – Contra los naturales no digo nada, el que nace pequeño y no crece es tan respetable como el que lo hace, los que me molestan son los que dejan reducidos a enanos cuando podrían llegar a ser grandes y hermosos.

Maca – Cuando no conoces los métodos que se les aplican no dejan de ser llamativos y como ya dije, incluso bellos, pero cuando sabes lo que les hacen para dejarlos así entonces, al menos a mi, ya no me gustan, aunque los bonsáis no son responsables de nada.

Tawaki – Como le digo a Maca cuando no conoces como se logran puede pasar, pero cuando ya sabes los métodos que utilizan para mi ya pierden todo el valor.

Javier 16 – Si un árbol por la causa que sea no crece es más de lamentar que de celebrar, pero tiene todo el respeto del mundo y la admiración también pues no deja de luchar por vivir y crecer.

Unjubilado – Como ya dije, yo también les reconozco belleza pero no estoy de acuerdo en hacer sufrir a un ser vivo sólo por placer.

TriniReina dijo...

Siempre me parecen de roca sus troncos.
Nunca se me ocurrirá tener uno.

Besos

Abedugu dijo...

TriniReina - A mi tampoco me gustaría porque cada vez que lo mirara me pondría triste.

Oréadas dijo...

Con lo bonito que es contemplar arboles a tamaño natural, los bonsais me recuerdan a los pies vendados de las mujeres chinas.
Un besito :-)

Abedugu dijo...

Oréadas - Que razón tienes, me gustaría saber a mi a quien se les ocurre esas brutalidades que ellos quieren mostrar como belleza.

RosaMaría dijo...

Pobrecitos! Unas fotos preciosas, pero yo no tendría uno. Reconozco que los que los condicionan son casi artistas, pero me gustan más los bosques. Besos.

Aldabra dijo...

visto así, dan penita, es verdad.

biquiños,