domingo, 20 de noviembre de 2011

La gaviota solitaria

Vino volando desde no se sabe donde quizás en busca de compañía pero la playa estaba solitaria


Se posó en la roca


Miró hacia tierra


Miró hacia el mar


Pero la soledad era completa. ¿Dónde estarán mis amigas? se preguntó


De nuevo miró a un lado


Y al otro


Pero solo la brisa y las olas se movían en la playa


Pensó en alzar el vuelo y abandonar el lugar, pero el día estaba muy hermoso y el agua tentadora y decidió retrasar un poco su partida y tomarse antes un baño y con paso decidido se fue hacia las olas


Y chapoteó en el agua


Pero las olas eran cada vez mayores y creyó que era hora de salir


¡Que suerte! Pensó la gaviota, encontré un bocado apetitoso para después del baño


Y volviendo la mirada hacia el mar y en vista de que ninguna otra gaviota venía a hacerle compañía, decidió marcharse hacia no se sabe donde

16 comentarios:

unjubilado dijo...

¡Qué fotos tan preciosas! La gaviota había quedado con su pareja, pero esta le abandonó y la dejó sola.

Abedugu dijo...

Unjubilado - :-) Es que las parejas de ahora no son como las de antes que tenían más paciencia.

Ligia dijo...

Una historia de desamor en fotos... Abrazos

Senior Citizen dijo...

Yo creo que es Juan Salvador Gaviota.

Abedugu dijo...

Ligia - No se si es de desamor o solamente de soledad que espero fuera momentánea.

Senior Citizen - :-)Pues mira, aunque aguantó la cantidad de fotos que le hice no se me ocurrió preguntarle su nombre.
Gracias por el vídeo, pude acompañar a la gaviota en un vuelo precioso.

Marian dijo...

Solitaria y muy fotogénica...
Puede que quizás estuviera disfrutando de esa inmensidad para ella sóla, sin necesidad de disputarse la comida con otras compañeras de vuelo.

Un besín

Javier 16 dijo...

Para nada estaba sola la gaviota, tenía un mundo inmenso para rebuscar comida y buscar además compañía; la tuya que, si le hubieras dado una buena ración de algo, hubieseis hecho una gran amistad.

Me has hecho recordar a mi amiga romana a la que desgraciadamente, no pude ofrecerle nada. Qué pena.
Oye! Te han quedado unas fotos de profesionala. Enhorabuena.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me encanta la gaviota, pero yo creo que esta pasando unos dias de vacaciones ella sola, descansando y disfrutando de una buena comida sin tener que compartirla. Un beso.Isa

Abedugu dijo...

Marian – Pues no lo se, pero en la playa sólo vi esa, en los acantilados había alguna más pero no muchas.

Javier 16 - :-) Pues no se lo que ella habrá disfrutado de mi compañía pero yo si que disfruté de la suya y en cuanto a darle algo de comer no te puedes ni imaginar cuanto sentí no tener nada pero el pequeño bocadillo que había llevado ya me lo había comido.

Isa - :-) Tal vez era una gaviota “ama de casa” que quería pasar un día en paz y por eso eligió la soledad.

Trini dijo...

Quizás no esperaba a nadie. Simplemente salió a volar por un rato a solas.
Hay algo más placentero que pasear a solas frente al mar?

Besos

Mayte dijo...

Este viaje a través de la gaviota es un placer, su mirada, sus pasos, su chapoteo...es vida y la vida es tan hermosa, en tus palabras, en las imagenes, en la brisa del mar que todo lo borra.

Besos.

Abedugu dijo...

Trini - Quizás tenas razón y sólo quería pasar un momento tranquilo.

Mayte - Desde luego esa playa es un bello lugar y dada la fecha de la visita, bastante solitario.

Toupeiro dijo...

La gaviota es un animal muy bonito, algunas especies son espectaculares pescadoras acrobáticas. Aquí, en la costa gallega hay demasiadas gaviotas, te puedo decir que, a veces son una plaga.

Estupenda selección de fotos. como siempre.

David C. dijo...

excelente historia y excelentes fotos.

Tawaki dijo...

Te han queddo unas fotos estupendas. ¡Qué bonitas son esas playas del norte!

Abedugu dijo...

Toupeiro – Cierto que a veces las gaviotas llegan a ser una plaga :-) y además tienen un defecto tremendo, hacen sus necesidades en pleno vuelo y si te aciertan te ponen perdida, todavía recuerdo la última vez que me pasó a mi.

David C. – Bienvenido a mi casa.
Me alegra que te gusten.

Tawaki – La pena es que el día no estaba bien para fotos hasta el momento en que ya nos íbamos a marchar y que fue cuando apareció la gaviota y además tuve la suerte de que colaboró muchísimo.