domingo, 10 de julio de 2011

Y tiempo de montaña

La pasada semana dije que había llegado el verano y con él el deseo de disfrutar de las playas, pero no podemos olvidar las montañas, lugares maravillosos que también en verano nos ofrecen toda su belleza.

Conviene subir temprano y así no nos perderemos espectáculos como este en que la niebla todavía se aferra a las montañas


la carretera que nos lleva al puerto es larga y serpenteante


llegados arriba este es el paisaje que nos recibe


y emprendemos el camino disfrutando del buen tiempo y de la naturaleza


pasando por las majadas vemos las cabañas de los pastores


y una corra (cercado de piedra) que espera al ganado que en breve subirá de los valles a la montaña para pasar el verano


se continua el camino cruzando los pastos en donde el agua no falta


y ya a lo lejos podemos ver el ganado que pasta tranquilamente en libertad


y nos acercamos para ver a tan bellos animales


mientras las montañas se asoman porque son las protagonistas esta vez


la montaña nos ofrece también la posibilidad de fantasear cuando nos encontramos con cuevas como estas en las que puede que habite un cuélebre, dragón que cuida los tesoros en ella escondidos


y continuamos camino en el que el horizonte queda recortado contra el cielo dándonos la impresión de que llegamos a un lugar en el que las montañas se acabaron


pero no es así, codales y cordales de montañas se presentan ante nuestros ojos invitándonos a recorrer los valles que se forman entre ellas, valles en los que se encuentran los caminos que nos conducen a las majadas y los pastos regados por al agua cristalina que brota en las montañas


y como despedida la montaña nos ofrece este último regalo



¡Gracias Emilio por estas bellas fotos!

12 comentarios:

Ligia dijo...

Bellísimas las fotos y los parajes de montaña que hoy nos muestras. La semana próxima vamos unos días a la Península y espero traer algunas fotos. Abrazos

Senior Citizen dijo...

Cada vez me maravillan más esas montañas vuestras, con ese manto de terciopelo verde. Gracias a Emilio por su fotos y espero que pronto tengamos algunas tuyas de esos sitios, pues será señal de que has disfrutado de una excursión de las que has hecho otras veces.

Abedugu dijo...

Ligia – Estas fotos fueron hechas en Las Ubiñas, un lugar verdaderamente maravilloso.
Espero que lo pases bien en la península y que nos muestres las fotos de tu viaje.

Senior Citizen - :-) Ese hermoso manto verde nuestro reuma nos cuesta, por aquí sigue lloviendo.
Claro que volveré, si no es a esa zona a otra cualquiera porque Asturias es bella la mires por donde la mires. Y no es propaganda, es cierto.

TriniReina dijo...

Tiempo en general para descubrir y descubrirse y tanto las playas de el otro día cómo estas montañas, son lugares más que adecuados para ello.

Besos

Marian dijo...

Prefiero el "silencio" de la montaña al bullicio de las playas. Aunque las imágenes hablan por si solas de que toda Asturias es guapa a rabiar, hay que decirlo. Gracias a Emilio y tí por compartir esos parajes tan espectaculares, sólo por esa última foto seguro que mereció la pena el esfuerzo.

Javier 16 dijo...

Yo no me resisto a prescindir de la montaña ni de las playas del norte, que son las que más aves tienen en sus cantiles. Está claro que Emilio también le pega a los paseos de montaña y sabe donde buscar los rincones más curiosos.
Un paseo siempre tan sencillo y lleno de vistas muy escogidas acompañadas de una redactora que lo vive intensamente.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me encanta todo su verdor sobre las montañas que contrasta con el gris de los riscos, contraste que solo lo tenéis por el norte. Por aqui abajo secanillo, secanillo. Felicidades a la redactoray fotógrafo .Abrazos guille

Abedugu dijo...

TriniReina – Tanto aquellas playas como estos montes son lugares maravillosos para encontrar ese sosiego que tanta falta nos hace en ocasiones.

Marian – Bueno, si las playas son como las de las fotos de la otra semana tampoco están mal, pero yo si tuviera que elegir playa o montaña me quedaría con esta última.

Javier 16 – A Emilio no creo que le queden muchos lugares de montaña de Asturias por conocer, vive el monte con pasión, con esa pasión de la gente que adora la naturaleza y sabe apreciarla y respetarla.

Guille – :-) No te extrañe el verdor porque estamos pasados por agua, llevamos días lloviendo y me temo que todo el verano será algo así.

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
También estas montañas son maravillosas para pasearse por ellas, con tranquilidad y disfrutando de todo lo que se puede observar y del aire tan puro que allí se debe respirar.
Gracias por compartir estas bellas imágenes a tí y a Emilio.
Un abrazo.

Abedugu dijo...

Clariana – Estas montañas no son visitadas masivamente por lo que la paz que allí se puede encontrar es grande, llegando incluso a eso de “escuchar el silencio”. Recomiendo a todos un paseo por esta zona.

unjubilado dijo...

Preciosos paisajes, esto me ha recordado una noticia que leí hace unos días... Si, aquí la he encontrado.
El mayor yacimiento de oro de Europa Occidental está en Salave (Asturias). De él podrían sacarse dos millones de onzas de oro durante diez años de extracción, pero algunos grupos ecologistas temen que acaree el deterioro del medio ambiente.
La noticia completa aquí.
Abrazos

Anónimo dijo...

Gracias. A ver qué os parece esto, saludos:

*** Si amamos la montaña, no la convirtamos en un cementerio, por favor ***

Creo que muchos de los que vamos con más o menos frecuencia a caminar por el monte queremos la naturaleza y disfrutamos de ella. Nos suele gustar estar allá tranquilos, disfrutando del silencio o del susurro del viento o piar de los pájaros, ... Y nos gusta ver los árboles, rocas, el verde de la hierba, la variedad de ocres de la hojarasca, .... Vamos, que nos gusta dejar de lado, al menos durante unas horas, todo lo contrario que nos brindan las ciudades: ruido, prisas, movimiento, objetos de fabricación industrial, basura, ...

Y, si respetamos o nos sentimos parte de las montañas y pasamos parte de nuestra vida en ellas, es normal que algunos muramos en tan querido lugar para nosotros. Otros fallecemos fuera de ella pero tenemos dicho (o escrito) a familiares y amigos que, por favor, el día que pasemos a mejor vida dejen o esparzan nuestras cenizas en tal o cual monte, sierra, bosque, etc. En otros casos puede pasar que la persona no dijera esto en vida pero quería la montaña en general o un rincón de ella en particular y los allegados toman la decisión de colocar las cenizas en el monte. Todo esto me parece lógico y bien.

Pero en nuestros queridos montes cada vez uno se encuentra con más cruces, lápidas, estelas, esculturas o similares; de hierro o piedra, etc.; a menudo con placas; en memoria de personas que han fallecido por esa zona o bien murieron en otro lugar pero gustaban de ese sitio o de la montaña en general. Y, ya que cada vez somos más personas en la sociedad y montañeros caminando por las alturas, esto parece que va en aumento.

Esto último no creo que sea una buena idea ya que, los montañeros del futuro, tendrán más difícil disfrutar de lugares que parezcan intactos, sin alterar por la mano del hombre. Si la tendencia no se revierte algunas zonas pueden parecer cementerios o museos, ¿no? Y creo que esto rompería la armonía visual y física natural de dichos lugares, la que solemos buscar por ellos.

Yo creo que la naturaleza puede beneficiarse de cenizas que pasan a formar parte del suelo o tierra que nutre la hierba, plantas, arbustos, árboles y luego pasan a incorporarse a herbívoros, después a carnívoros, ...

Pero no creo que "hacer vudú" sobre la piel de las montañas les agrade mucho a ellas tampoco ...

Yo tengo pedido que pongan mis cenizas en el monte pero que no dejen ningún elemento extraño en ella. Las cenizas cierran o abren ciclos de vida, y es un honor poder formar parte de ello. Pero los monumentos tardan muchísimo más en biodegradarse ... Algo contaminantes parecen ser entonces ...

Se me ocurre que quien quiera poner un monumento en memoria de alguien cuyas cenizas se coloquen en el monte coloque el objeto conmemorativo en su casa, cementerio de su población o de una aldea cercana a la montaña con las cenizas, alguna calle de dichos pueblos, ... Pero no en las zonas sin casas, ni farolas, ni coches, etc., por favor.

Gracias y salud y paz para todos

Sacado de http://www.nevasport.com/phorum/read.php?87,2849128 (se puede opinar ahí mismo libremente; no hace falta registrarse)