lunes, 28 de junio de 2010

Pequeñines a mi alcance (2ª parte)

Los pequeñines que muestro hoy son quizás los más cercanos a nosotros empezando por los xatinos que se les ve encantadores y muy tranquilos.

y aquí tenemos a estos preciosos cabritinos

¡qué bien se está con mamá!

los potrinos tampoco abandonan a mamá tanto si están descansando

como si echan una carrera

y que decir de los corderinos, son una monada

que para por si hay peligro, tampoco se alejan de su mamá

dejé para el final los que en realidad están más cercanos a nosotros, los perros

y los gatos

y este pequeñín de mirada de asombro ante algo que el ve y nosotros no, es el encargado de la despedida.

Nota: Doy las gracias por su aportación a Emilio, Chelo, Lucía y Esther.

14 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Me gustan todos, pero los potrillos son como para abrazarlos. Buena colección de animalitos has reunido.

GUILLERMINA dijo...

Tu bloc cumple un papel muy importante: el ponernos en contacto con los animales que tenemos a nuestro alcance y los que viven en plena naturaleza.

Es un post muy interesante para los adultos, pero sobre todo para los niños de la ciudad que solo ven coches y la caja tonta.

Me han gustado todos los animalitos, cada uno tiene su encanto.

Besos

Ligia dijo...

Preciosos los pequeñines que nos enseñas hoy. Besos

Mayte dijo...

Entre éste y los otros post, me has hecho el corazón puré, que BELLEZAS! me encantan los cachorros y sus naricitas, sus patas, es la naturaleza latiendo a todo lo que da.

Que bello es venir a visitarte, me voy llena de mucha vida, gracias por ello.

Besitos. ;D

Javier 16 dijo...

Una maravilla de criaturas en su estado más delicado de la vida.
Me hace mucha gracia el gato negro asomando su cabeza y mirando con atención por un hueco entre el cesto y el acolchado de tela. Como soy un animal de montaña y trepador de rocas, me identifico totalmente con la familia de cabras. Reconozco que a veces, estoy como ellas.

Es una maravillosa serie fotográfica del júbilo y la ternura de la vida.

Saludos.

Abedugu dijo...

Senior Citizen – A mi también me gustan todos pero quizás son los gatos mi debilidad.

Guillermina – Si ese crees que es el papel que cumple me doy por satisfecha pues mi deseo es que la gente ame a la naturaleza y sobre todo que la respete porque es maravillosa.

Ligia – Todos los pequeñines lo son a mi entender.

Mayte – Los cachorrinos son muy tiernos, son como un canto a la continuidad de la vida.

Javier 16 – A mi también me encanta ese gatín asomando con su carina de asombro. En cuanto a estar como una cabra no te preocupes, eso no es malo, jaja, bueno espero que no lo sea porque yo también lo estoy pero no me importa.

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
Son muy simpáticos estos animalillos y qué bien que se encuentran con su mamá. Me gustaría que muchas personas viéndolos como son, como actúan, se diesen cuenta del respeto que merecen.
Y el gato que despide el post es encantador. Besos.

María dijo...

No hay nada más tierno que un cachorro ¿verdad? La pena es que crecen demasiado rapido.

unjubilado dijo...

Simpáticos pequeñines, yo los veo en muchas ocasiones, pero hay un par de imágenes que me recuerdan tiempos pasados y hace mucho tiempo que no los veo, son los potrillos.
Saludos

marian dijo...

Las dos entregas de pequeñines son de lo más enternecedoras. Parece que inspiran en nosotros un reflejo protector hacia los seres indefensos. Lástima que nos dure tan poco y algunas personas no amplíen esa ternura y protección que nos inspiran las crías a los ejemplares adultos.

Toupeiro dijo...

Me encantan los cachorros, en esta época se ven muchos por los montes y campos cercanos. Me gusta verlos en libertad. Ayer vi terneros, caballos, corderitos... dando un paseo por el monte con mi bici; me dio pena no haber llevado la cámara.

Abedugu dijo...

Clariana – Si la gente les prestara más atención seguro que acabaría por quererlos y respetarlos, pero suelen mirarlos sin verlos en realidad y no saben lo que se pierden.
:-) El gato que despide el artículo es mi querido Cundo cuando era pequeño, hoy ya está más crecido pero sigue siendo tan encantador.

María – Si María, crecen demasiado deprisa pero no dejan de ser encantadores, tú que conoces a Cundo ¿no te parece que lo sigue siendo?.

Unjubilado – Los protrinos son una maravilla, bueno, que te voy a decir si a mi me parecen todos maravillosos.

Marian – Estoy totalmente de acuerdo contigo y lo peor es que a algunas personas no sienten ternura ni cuando son pequeñinos.

Toupeiro – Si, fue buena pena pues hay momentos que son irrepetibles, por eso es bueno llevar la cámara siempre en todo paseo.

Aldabra dijo...

¡que gozada ver estas fotos con estos pequeñines!
estos últimos días en los Pirineos vi muchos potrillos y terneritos en libertad.

biquiños,

Abedugu dijo...

Aldabra - Verlos en libertad es una satisfacción, son tan preciosos.