domingo, 6 de mayo de 2012

El cóndor



Hoy dedicaremos el reportaje al cóndor. Este animal que posado en tierra no se puede decir que sea bello, cuando se lanza a volar se vuelve majestuoso y al contemplarlo nos entra cierta envidia por no poder seguirle mientras recorre el espacio sin apenas mover las alas pudiendo contemplar paisajes como estos




Intercalaré algunos datos que creo interesantes mientras lo contemplamos en pleno vuelo.

El cóndor es el ave no marina de mayor envergadura. Su cabeza está desnuda de plumas y es relativamente pequeña, de un color rojizo, aunque puede cambiar de color dependiendo de su estado de ánimo. Los machos tienen una cresta o carúncula y pliegues en la cara y cuello que aumentan de tamaño con la edad mientras que las hembras no poseen cresta, aunque al igual que los machos tienen pliegues. Sus alas son largas y anchas y su patas, no prensiles, con uñas cortas y poco curvas, adaptadas para la marcha y para la sujeción de la carroña.


El plumaje juvenil de ambos sexos es de color marrón pasando luego, después de varias mudas, al característico plumaje negro-azabache de los adultos que tienen una banda blanca ancha en el dorso de las alas y un collar blanco no completamente cerrado al frente que protege la desnuda piel del cuello. Gracias a su denso plumaje pueden soportar temperaturas gélidas.

Es una de las aves que vuela a mayor altura utilizando las corrientes térmicas ascendentes verticales de aire cálido, pudiendo alcanzar hasta los 7000 metros, para luego planear, casi sin mover las alas, durante muchos kilómetros.


Los cóndores son básicamente monógamos, escogen una pareja y permanecen con ésta de por vida. Sólo en caso de que uno de los dos muera, el otro busca una nueva pareja.


Para anidar escogen generalmente cuevas en grandes paredes rocosas verticales, protegidas del viento y la intemperie. Las dimensiones de los nidos son altamente variables. Depositan el único huevo directamente sobre el sustrato arenoso de las cuevas en el cual han creado una depresión presionando el pecho contra el sustrato. Igualmente utilizan el pico para dar forma final a los bordes del mismo. Este comportamiento se ha observado especialmente en los machos.


Los dormideros, que son compartidos, están generalmente localizados en riscos altos y protegidos de la lluvia, el viento y de potenciales depredadores. En la mayoría de los casos, los preferidos y a veces disputados, son los que reciben más temprano los rayos solares. Teniendo en cuenta que la carroña esta distribuida al azar, los animales usan repetidamente varios sitios de descanso o pernocta dependiendo de la disponibilidad de alimento en el área llegando a concentraciones de varios individuos.


Es otra de las especies que corre peligro de extinción por la pérdida de su hábitat, por comer animales envenenados y por los cebos envenenados que les colocan los cazadores y ganaderos. Como veréis, el género humano siempre colaborando en la extinción de alguna especie. Mejor los dejamos volar en las alturas y nos despedimos de ellos contemplando su vuelo majestuoso.


¡Gracias Tawaki por estas bellísimas fotos!

8 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Creo que esta majestuosa ave nos trae siempre el recuerdo de la canción de hace años.

Ligia dijo...

No sé cómo se consiguen fotos tan maravillosas! Abrazos

Abedugu dijo...

Senior Citizen - Siempre me gustó y te agradezco que me dejaras el enlace para escucharla de nuevo ya que hace tiempo que no lo hacía.

Ligia - Tendremos que preguntárselo a Tawaki que fue el que me las proporcionó.

unjubilado dijo...

Bonitas imágenes, el comentario de Senior Citizen me ha recordado que existen varias versiones y letras de la zarzuela "El cóndor pasa".
Creo que la letra original es esta : Oh majestuoso Cóndor de los Andes,
llévame, a mi hogar, en los Andes,
Oh Cóndor.
Quiero volver a mi tierra querida y vivir
con mis hermanos Incas, que es lo que más añoro
oh Cóndor.

En el Cusco, en la plaza principal,
espérame
para que a Machu Picchu y Huayna Picchu
vayamos a pasear.
Aunque en realidad esto es una traducción ya que el original está escrito en quechua.

Tawaki dijo...

Gracias a ti por añadir la narración y dar vida a estas fotos. Es un animal majestuoso que bien merce nuestra protección.

Ligia, estábamos en La Cruz del Cóndor, un sitio tan alto que a veces volaban por debajo nuestra. Pude hacer las fotos porque estaban muy cerca.

Javier 16 dijo...

No cabe duda de que la rapaz es impresionante y, menos duda todavía, lo que me gustaría poder verla algún día.

Saludos.

TriniReina dijo...

Antes de por primera vez ver un cóndor (en fotografía, claro) ya tenía curiosidad por este ave. Fue de escuchar aquella vieja canción titulada "El cóndor pasa", creo recordar que se llamaba así.

Sí, es majestuoso allá en las alturas.

Besos

Abedugu dijo...

Unjubilado – No la conocía, sólo conozco la música de “El cóndor pasa”.

Tawaki – No, gracias a tus fotos que poco importa si están hechas en las alturas o en las bajuras, siempre son buenísimas.

Javier 16 – Después de ver las fotos de Tawaki todavía apetece más poder ver el vuelo del cóndor directamente, tiene que ser para pasarse horas y horas contemplándolo.

TriniReina – Creo que escuchando esa música todos nos quedamos con esa idea de verlo volar.