domingo, 24 de abril de 2011

Puede que estos no

La semana pasada el reportaje trataba de la buena compañía que hacen los animales y que algunos incluso pueden ayudar utilizándolos como terapia para personas con algunos tipos de enfermedades.

Pues bien, tampoco hay que cegarse, quizás algunos animales no sean precisamente una compañía recomendable, pero no por ello hay que faltarles al respeto ni maltratarlos. Hoy veremos algunos que creo no sería prudente tenerlos demasiado cerca.

Podemos empezar por el cocodrilo, ni por su tamaño ni por su carácter sería conveniente acercársele demasiado


no hay más que ver la boca que tiene y darnos cuenta que un “mordisquillo” suyo nos haría mucho daño


así que lo mejor es guardar una prudencial distancia


pero no todo es el tamaño, las abejas son pequeñas y además nos proporcionan rica miel, sin embargo tampoco sería bueno estar demasiado cerca de ellas ya que con su afán de picar nos dejarían bastante mal parados


y que decir de los murciélagos a los que les gusta ir en grandes grupos en los que constantemente se pelean ya sea por el lugar para dormir o por las hembras o por la comida


luchan son sus alas como si estuvieran boxeando y soltando unos chillidos enormes, aunque no suelen hacerse mucho daño


se que hay gente que elige como animal de compañía una serpiente, pero yo diría que tener en casa una pitón amatista australiana no es recomendable. Puede alcanzar los ocho metros y llega a pesar hasta noventa kilos


tampoco estos dos pequeños animales creo que puedan ser una buena compañía, la araña de patas rojas que es una tarántula vistosa conocida como “la rodillas rojas”


y esta otra tarántula que aunque no suele ser agresiva sus pelos son urticantes y su mordedura es dolorosa y provoca mareos y vómitos, a pesar de lo cual hay quien la tiene como mascota


finalizaremos con la tortuga gigante africana. No se la puede considerar como peligrosa, pero por su tamaño y costumbres no sería prudente tenerla en casa. Llega a medir ochenta y cinco centímetros de largo y a pesar cien kilos y su longevidad alcanza los cien años




Termino casi como empecé, con la recomendación de que aunque algunos animales no sean precisamente una compañía recomendable, no por ello hay que faltarles al respeto ni maltratarlos

¡Gracias María por tus fotos!

21 comentarios:

Senior Citizen dijo...

De todos estos animales, los murciélagos puede que no sean los más peligrosos, pero sí los más repelentes. Un verano se me metió en la casa uno y en qué me vi para poder echarlo, ya que me daba repelús de pensar que me rozara con las alas. Era pequeño, pero me dio la noche el animalito hasta conseguir echarle por encima un trapo, cogerlo y tirarlo por el balcón para que se fuera volando.

Abedugu dijo...

Senior Citizen - Comprendo que te diera repelús y te felicito por no haberlo matado que es lo que hubiera hecho mucha gente.

Ligia dijo...

La verdad es que no son los animalitos que me gustan, pero el reportaje está muy bien. Abrazos

Alejandro Kreiner dijo...

Debemos respetar a los animales, a fin de cuentas compartimos el mismo mundo.

Saludos.

almena dijo...

No, no, maltratarlos nunca.
Pero preferiría no encontrarme con la mayoría de ellos...

Beso!

Abedugu dijo...

Ligia – A mi tampoco, pero creo que no se les debe de faltar al respeto que merecen.

Alejandro Kreiner – Si, lo compartimos, pero muchos humanos no quieren reconocerles ese derecho.

Almena – Con los de hoy yo tampoco, pero no les haría daño.

Fuga dijo...

Pasé de reojo hasta el final, me encantan las tortugas, tuve la suerte de verlas en Cuba y son una pasada, eso sí, ni tocarlas, ya sabes...
Abrazos.
-------------
Gracias por los bellos reportajes anteriores, ya sabes que tuve problemas con los pc´s, quizá algún día pueda visitar tanta belleza.

Abedugu dijo...

Fuga - :-) Ya me imaginé que lo harías de esa manera pero te desquitarás la próxima semana que el motivo de las fotos te gustará más.

Marian dijo...

No entiendo ese afán por convertir en mascotas especies que tienen su razón de ser en el hábitat en el que nacen. Lo malo es que esa moda es puro negocio para los desalmados que trafican con las especies más demandadas y que cuando se les pasa el “capricho” a quienes las adquieren, suelen acabar, con un poco de suerte, en alguna institución de protección de la Naturaleza.

Un abrazo

TriniReina dijo...

Por spuesto que faltarles el respeto, nunca. Pero tenerlos de mascota menos y acercarme a ellos, rotundamente, no.

Pero si los ves como en estas fotos, puedes admirarlos sin peligro y comprender la grandeza y de la naturaleza que los creó y si los creó fue porque son necesarios.

Besos

Javier 16 dijo...

A mí particularmente no me gustan las mascotas no aptas, que son las especies salvajes. Hay mascotas de toda la vida como perros y gatos y pocos más, que son las que la gente que las cuida, son verdaderas amantes de los animales, lo demás es esnobismo. Recluyen a estos animales en habitáculos demasiado reducidos donde no tienen espacio ni para dar la vuelta.

Saludos.

Anónimo dijo...

Me guastan mucho las tortugas, pero me sientO en deuda con ellas, cuando mis hijos eran pequeños se encapricharon en una "islita" con tortugas muy pequeñas y como no supimos tratarlas se fueron muriendo, te sientes muy impotente al no saber que hacer, nunca más les deje tener animales que no supieran cuidar. Un besin. Isa

unjubilado dijo...

Me gustaría comentarte todas tus fotos, pero me voy a limitar a la de los cocodrilos.
Un cocodrilo puede llegar a tener 3.000 dientes a lo largo de toda su vida ya que los cambia entre 2 y 3 veces al año, incluso si no están dañados. ¡Qué ilusión!, en mi caso me van a sustituir una prótesis por masticar chicles para tratar de dejar de fumar ya que se me ha roto.
En cierta ocasión en la tienda donde compraba los peces tropicales para mi acuario, vi unos cocodrilos de un palmo de longitud, comentando con la vendedora si eran enanos, me dijo que eran recién nacidos y llegaban a alcanzar los 4 metros de envergadura y aún así había bastante gente que los compraba y cuando en sus estanques ya no los podían tener los donaban a algún zoológico ya que el consumo en comida era bastante elevado y el peligro podía ser muy alto.
¡¡¡Me voy que me acaba de ver un cocodrilo y viene con malas intenciones!!!

Oréadas dijo...

Los animales pertenecen a nuestro mundo y por lo tanto han de ser tan respetados como todo ser viviente, sea o no peligroso apto o no apto para vivir entre nosotros.
Un besito, bonitas fotografías.
Pd: Una vez toque una pitón y me estremeció su tacto tan frío.

Tawaki dijo...

Todos los animales merecen nuestro respeto. Ya sabes que a mí me gustan todos sin excepción.

Un abrazo.

GUILLERMINA dijo...

He criado, cuando pequeña, todo animalejo que encontraba, ninguno de estas dimensiones y características,claro,pero quiero decir con esto, que va por delante mi respeto y admiración hacía ti por tu eterna defensa y por lashermosas criaturas.Una "pequeña" cosa no me gustan los zapatos, cinturones, bolsos... de esos magníficos seres.

Un abrazo por tu defensa por la NATURALEZA Guille

Abedugu dijo...

Marian – Aunque a primera vista lo de que la gente se haga con una mascota parece algo bueno, pero desgraciadamente en muchos casos no lo es porque antes de decidir tener una mascota se deberían de enterar lo que eso conlleva, que no son juguetes a los que puedes arrinconar cuando te cansas de ellos, que son seres vivos que sienten y padecen tanto o más que los humanos.
Y tu lo dices, algunos con mucha suerte acaban en alguna institución, otros acaban en la calle o los matan sin remordimiento alguno.

TriniReina - :-) Mujer, desde luego que a estos de hoy, mejor tenerlos a prudente distancia, pero eso si, como dices con respeto, que eso nunca debe de faltar.

Javier 16 – Tienes toda la razón, cuando se lleva algún animal a casa tiene que ser uno que se pueda adaptar sin problema y eso si, a sabiendas además que no son juguetes, que tienen unas necesidades que se les deben de proporcionar y que además dan trabajo, así que el que no quiera atender a todo esto que no lleve animal alguno a su casa.

Isa – Tú si que entiendes del respeto y el cariño hacia los animales, no te puedes ni imaginar lo mucho que te admiro.

Unjubilado - :-) Desde luego tener un cocodrilo en casa no debe de ser agradable, sobre todo si se vive en un piso y darle de comer seguro que rompe el presupuesto familiar.

Oréadas – Yo creo que los animales tienen tanto derecho como los humanos a vivir en la Tierra. :-) Al fin y al cabo si es verdad lo que nos enseñaron sobre la creación ellos llegaron primero.

Tawaki – Lo se y eso me alegra porque cuando se que hay quien quiere y respeta a los animales yo me siento feliz.

Guillermina – Ese tipo de artículos tampoco me gusta a mí.
Se que tú también eres una defensora de los animales y la naturaleza en general.

Toupeiro dijo...

Teniendo amigos así ¿Quien necesita enemigos?

Abedugu dijo...

Toupeiro - Puede que lleguen a ser buenos amigos, pero la duda y la prudencia nos obligan a alejarnos a prudente distancia.

Aldabra dijo...

casi me muero con las arañas... eso se avisa, mujer que tengo fobia.

¡grrrrr!

biquiños,

Abedugu dijo...

Aldabra - :-) Eso es que quizás no las conoces lo suficiente.