domingo, 5 de diciembre de 2010

Mar embravecido

Este año el invierno no quiso esperar su turno y se adelantó desplazando al otoño. Nieve, lluvia, frío, viento y un mar embravecido que siempre resulta impresionante. Hoy podemos disfrutar de ese enfado del mar que nos muestra toda su fuerza en estas maravillosas fotos que me fueron cedidas por un grupo de coruñesas que aceptaron colaborar con este blog y a las que yo les quedo muy agradecida.

Creo que hoy no es necesaria palabra alguna, con las fotos es suficiente.



















22 comentarios:

Cani dijo...

Te ha quedado precioso; seguro que les encantara.
Un besin

Senior Citizen dijo...

Maravillosas fotos de un mar que yo no conozco, pues a mi Mediterráneo pocas veces se le "hinchan las narices" y sobre todo en verano, que es cuando yo lo he visto, suele ser una especie de piscina grande y azul.

fonsado dijo...

Impresionantes fotografías.
Saludos

rosa dijo...

No se puede esperar otra cosa, es el cantabrico,lo mas bonito que visto,todo un caracter,un saludo.

TriniReina dijo...

El mar siempre, furioso o sereno, levanta olas en nuestro espíritu.

Magnificas las fotos.

Besos

Javier 16 dijo...

Son espectaculares las imágenes de un mar tan bravo como el cantábrico. De buena gana me colocaría sentado al borde del acantilado a ver y escuchar el impacto de las olas rompiendo con energía contra la quebrada roca. Un gustazo. Bonitas y elocuentes fotos.

saludos

Aldabra dijo...

estas fotos me parecen muy familiares... aquí el mar está muchas veces así, violento, salvaje, arrollador.

biquiños,

Xurde A dijo...

Pedazo de fotos y de mar!!!
Vaya como estaba la cosa.
Un saluduuuu.

clariana dijo...

¡Hola Abedugu!
Me encantan estas fotos del mar cantábrico embravecido, un mar bello, furioso y sano. Nuestro Mediterráneo es bello también, tranquilo normalmente y lástima de que cada día está más contaminado. Es un mar más cerrado y como no lo cuidemos más, no sé qué pasará en un futuro... tanta urbanización, tanta especulación y tanto descuido e inconsciencia de la gente... Un beso.

Abedugu dijo...

Cani – Eso espero, yo les agradecí muchos estas estupendas fotos.

Senior Citizen – Pues en el norte se le “hinchan las narices” muchas veces y si en fotos impresiona figúrate lo que será poder escuchar el ruido que produce.

Fonsado – Así es, y como le digo a Senior Citizen la impresión sería mayor si pudiéramos acompañarlas con el sonido.

Rosa – Bienvenida a mi casa.
No hay duda de que carácter no le falta al Cantábrico, lo malo es que a veces se convierte en un mal carácter.

TriniReina – El mar es algo poderoso que siempre atrae y es difícil dejar de mirarlo.

Javier 16 – La persona que hizo estas fotos además de buena fotógrafa es valiente porque con ese temporal no es recomendable arrimarse tanto a los acantilados.

Aldabra – Si no me equivoco son de tu zona así que no es raro que te resulten familiares.

Xurde A. – La cosa estuvo muy brava y el mar cuando se encabrita es impresionante y así lo recogen estas fotos.

Clariana – Me temo que lo de sano ya no lo es tanto, se tiran demasiadas porquerías al mar y acabaremos pagando por ello, claro que el vuestro al ser cerrado lo lleva peor.

Fores dijo...

Abedugu. Qué pequeño se siente uno ante tanto despliegue de fuerza.

Las fotos son espectaculares.

El mar es así pero nunca nos ha pagado con la misma moneda con la que nosotros lo compramos.

Esperemos que algún día, estemos donde estemos, veamos agua de color verde o azul, pero no marrón.

Un saluduuuu.

Ligia dijo...

Impresionante la fuerza del mar. Muy buenas las fotos. Abrazos

Fabi dijo...

Adoro el mar cuando està furioso...
y la fuerza de las olas...
si, me encanta y me hace miedo en el mismo valor.

Bellissimas las fotos, que expresàn toda la fuerza de la naturaleza.

Un abrazo :-)

GUILLERMINA dijo...

Impresionantes fotografias.Esas olas bravias que rompen con estroduoso ruido contra el acantilado, me recuerdan los grandes momentos vividos, tan fuertes, tan vivos como las crestas de las olas contra las rocas; son un espejo de los avatares de la vida, fuertes, hermosas, placenteras, peligrosas...
Un abrazo

unjubilado dijo...

Las imágenes son preciosas e impactantes, he visto y oído el río Ara con grandes crecidas e impresiona, así que me imagino como sonará un mar embravecido.
Saludos

Abedugu dijo...

Fores – Tienes razón, ante la fuerza del mar uno se siente minúsculo.
Al paso que vamos el mar dejará de ser limpio y ni verde ni azul, no lo cuidamos en absoluto y lo vamos a pagar muy caro.

Ligia – Las fotos son buenísimas sólo les faltaría el sonido para quedarnos con el miedo en el cuerpo una temporada.

Fabi – No hay duda de que es un espectáculo cuando el mar está furioso, pero mejor verlo de lejos o en foto porque demasiado cerca es terrorífico.

Guillermina – Tienes razón, el mar se pude comparar con la vida, momentos de calma y momentos de furia.

Unjubilado – Me imagino lo que sería verlo así de furioso en el Cabo Peñas, como cambia el mar, cuando fui allí estaba como un plato.

Tawaki dijo...

¡Qué maravilla de fotos! Podría estar mirándolas durante horas sin cansarme.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Parece increible que un mar tan bravo pueda resultar tan relajante, cuando mis hijos eran pequeños tuvimos una caravana dos años en un camping de Perlora y por el invierno dormir con el acompañamiento del romper de las olas era una pasada. Voy a volver a ver las fotos e intentar recordar aquel sedante sonido. Un beso fuerte. Isa

Toupeiro dijo...

Me encantan las olas; cerca de donde vivo hay un lugar que llamamos el rompeolas. Tengo ido a quitar fotos a ese sitio, pero nunca he logrado sacar una que de verdad me guste.

Estas son muy buenas.

Dos besos

Abedugu dijo...

Tawaki – Es cierto, son unas estupendas fotos y contemplar el mar, sobre todo cuando está enfurecido, es todo un espectáculo.

Isa – Como tú bien sabes, el sonido del mar enfurecido es tremendo, y junto con la visión del oleaje es lo que nos demuestra la tremenda fuerza que tiene el mar.

Toupeiro – Me extraña que tus fotos del mar no sean buenas pues la fotografía es algo que se te da muy bien y en este blog ya tuvimos la oportunidad de comprobarlo.

Anónimo dijo...

aun el mar con todo su esplendor obedece al señor y se aquieta

Anónimo dijo...

contempla las marabillas del señor nuestro DIOS asepta con humildad el sacrificio de tu señor jesus y veras cosas que tiene preparado para ti