lunes, 3 de mayo de 2010

Otras aves

Las aves con las que yo me suelo encontrar y que ya fotografié en muchas ocasiones son las denostadas palomas, los juguetones gorrioninos, las inquietas lavanderas, los negros mirlos, las saltarinas pegas (urracas) y algún que otro jilguero y aunque no estamos en puerto de mar, también gaviotas que vienen de visita.

Pero gracias a María que me cedió unas cuantas fotos de su visita al Monasterio de Piedra, hoy puedo mostrar otras maravillosas aves que se exhiben en dicho lugar en donde explican el arte de la cetrería. Allí se pueden ver halcones, buitres, búhos y águilas, todos ellos criados en cautividad.

No dudo de que son aves bien cuidadas, pero contemplando las fotos me pareció ver en sus ojos tristeza pues todas ellas están encadenadas y sólo pueden volar cuando les dejan. Juzgad vosotros mismos:

dureza en su mirada

está en lo alto, pero no puede volar

hasta para beber se está atado

llama la atención por su blancura

mirada de indiferencia ante lo que le rodea

camina por le prado, pero tampoco está libre

ellos también están atados

su mirada tampoco es alegre

atados, lo miran todo con atención

se acerca pues parece que quiere decir algo

y sus ojos tristes parece que pregunten ¿por qué?

mira altivo a los que le contemplan

y se vuelve de espaldas quizás para protestar silenciosamente por su destino.

17 comentarios:

TriniReina dijo...

La verdad es que las cadenas los hacen menos aves...
No sé, pero siempre he visto a los pájaros como el sumum de la libertad, acaso sea por las alas, por su don de volar.
Por eso, al verlos encadenados, me han parecido remedos de lo que realmente son. Seres bellisimos.

Desde las 6 de la mañana estoy despierta por culpa de los pájaros y su trinar y me he levantado protestando de tan escandalosos "vecinitos", pero al ver estos de las fotos´...

Besos

María dijo...

Irónico me parece que aquellos que tratan de introducir y concienciar a la gente en conocer y respetar a las aves lo hagan precisamente privando de libertad a estos seres.

No cabe duda de que estos animales están sanos y bien cuidados, pero parece que en cierta medida pierden aquello que les hacen tan majestuosos.

Como siempre las cosas no son ni blancas ni negras, y cada uno tendrá que elegir su propia opinión. ¿Merece la pena aislar a unos pocos ejemplares para tratar de conservar la libertad del resto? Cada uno tendrá su propia respuesta.

Ligia dijo...

Tienes razón, parece que sus ojos están tristes por estar encadenados. Pero son unos animales bellísimos. Abrazos

carmensabes dijo...

Efectivamente estas magníficas aves tan hermosas parecen que nos miran pidiendo clemencia, libertad....

Me hace sufrir verlas encandenadas, a mí no me gustaría estar en su lugar, ¿para qué tanta belleza?

Besos amiga.

Abedugu dijo...

TriniReina - :-) Supongo que después de ver las aves encadenadas ahora comprenderás mejor la alegría de las aves libres y además creo que más desagradable es el ruido de los coches que el trino de las aves.

María – En realidad creo que lo que pretenden en ese lugar es simplemente enseñar un arte milenario como es la cetrería y para poder ejercerla tienen que tener a las aves encadenadas. Pero como tú bien dices “pierden aquello que les hacen tan majestuosos”.
Gracias por el comentario y por las fotos.

Ligia – En mí despiertan una gran ternura y me gustaría poder darles la libertad.

Carmensabes – La libertad para cualquiera creo que es esencial y sobre todo para unas aves que nacieron para volar.

Mayte dijo...

Me he sobrecogido terriblemente. Yo siempre he sido criticada por así decirlo por el hecho de considerar a los animales como humanos o quizás aún en ciertas cosas mejores que nosotros. En casa mis gatos son dos miembros más y aunque pocos lo entienden ahí están con sus colas en alto y su mirada contenta.

Me ha dado mucha tristeza y algo de frustación, verlos así es algo muy duro e incomprensible, sus miradas como bien las describes, nos dicen todo, no son libres y los animales en geneeral son los únicos que saben disfrutar de esa libertad y ellos ahí, me parece cruel, muy cruel, creo que en lugar de preservarlos...los están matando por dentro. Pufff...me queme, lo siento.

Un biko.

unjubilado dijo...

Tristeza infinita es lo que estas aves nos quieren dar a entender, ellas deberían estar libres y volar por los cielos de nuestra España.
Claro que dentro de poco hasta los gorriones comunes estarán encarcelados, lo he leído en El Mundo.
"También se van los gorriones"
¡Que pena!
Un abrazo.

Fuga dijo...

Bueno pues yo no voy a hablar de l pena sino de la belleza de éstas aves que podemos observar tan de cerca, si volaran libres no veríamos sus ojos y no podríamos decir si están tristes o no.A veces hay que pagar un precio por vivir tan bien atendidos.
Cara y cruz como todo en la vida.
María las fotos preciosas. gracias a ambas.
Besinos.

Maca dijo...

Sí, tienes razón tienen mirada triste, me dan pena esos buhos ¿no se supone que de día duermen? .
Bién es cierto que si no es en cautividad no podríamos contemplar su belleza, y a lo mejor es una manera de protegerlos de la extinción.... pero de todas formas.!!pobrecillos!!.
Hermoso post. Besines

Abedugu dijo...

Mayte – Estoy contigo en que los animales son superiores a algunas personas y en que cuando se tienen animales en casa hay que tratarlos como un miembro mas de la familia, :-) en mi casa hay tres gatos que son unos cielinos.
No te preocupes yo opino lo mismo, cualquier animal en cautividad es una pena pero creo que las aves todavía más.

Unjubilado – Leí la noticia que dejas y me hiciste pensar que debe de ser cierto porque el parque por el que paso todos los días antes estaba lleno de gorriones y ahora apenas si se ven algunos, tengo que sacar las fotos que hice no hace mucho, cuando empecé con este blog y tal vez haga un reportaje sobre el tema.

Fuga – Si amiga, hay que pagar un precio para estar bien atendidos, pero a veces una se pregunta si los beneficios recibidos compensan la falta de libertad.

Maca – Pues no se si duermen de día, no se mucho de búhos, pero la mirada del de la foto me llenó de ternura, se me apetecía abrazarlo.
Por cierto, yo no digo que en ese lugar no se les trate bien, estoy segura de que los quieren y los respetan, pero un ave necesita volar libremente.

Toupeiro dijo...

Bonitas fotos aunque no me gusta ver las aves atadas.

Un abrazo.

Abedugu dijo...

Toupeiro - A mi tampoco.

Aldabra dijo...

supongo que algo triste si estarán porque esa vida que llevan es una vida contra natura.

las fotos son una maravilla.

biquiños,

Abedugu dijo...

Aldabra - Pienso como tú porque aunque hayan nacido en cautividad, su propia naturaleza les llamará a volar libremente.

almena dijo...

ues no había reparado en ello pero ahora que te leo puede que tengas razón...
Su porte majestuoso y altivo quizá contrasta con su mirada...

Muchos besos

Senior Citizen dijo...

Aquí a los gorriones los están sustituyendo los estorninos, que son una auténtica plaga.

clariana dijo...

Son muy bellas estas aves y como a tí, no me gusta que estén así encadenadas. Es muy cierta la reflexión que haces, de que si lo que pretenden es concienciar del respeto a los animales, no es la mejor manera ésta.
La verdad es que los animales ya casi no tienen espacio, porque los humanos se lo hemos ido tomando.
Quizás habría otra manera de tenerlos cautivos pero en libertad, unos mínimos, pero igual ésto les resulta muy costoso, pobres animales. Un abrazo.