domingo, 7 de diciembre de 2008

Vamos a la huerta (II)

Toda huerta que se precie tiene siempre ladronzuelos que quieren probar de todo aquello que allí crece, el agricultor lucha contra ellos para conservar sus plantaciones pero ellos se escabullen y se dan buenos festines.

A pesar de los intrusos, la huerta bien cuidada da sus frutos

CEBOLLAS

LECHUGAS

PATATAS

PIESCOS

PEREJIL

De nuevo dejamos la huerta, pero no nos despediremos de momento porque el recorrido aún no terminó.

19 comentarios:

unjubilado dijo...

Preciosas fotos.
Los piescos son melocotones? o como dice aquí son de la misma familia pero de color verdoso...?
Si esto es así, por qué el Ayuntamiento de Lena comenta "Por qué pedir un kilo de melocotones cuando se puede decir piescos ?"
Estoy hecho un mar de dudas.
Saludos.

almena dijo...

Me han encantado las fotos de los "ladronzuelos".
Y las de la huerta que dan ganas de ponerse a cocinar!!


Un beso grande, amiga Leodegundia

Maca dijo...

Que festín con esos manjares de la tierriña.
Me encantan las patatas rojas, son increiblemente blancas por dentro
!!deliciosas!!

neurotransmisores dijo...

La naturaleza se autoabastece.

Saludos.

clariana dijo...

Claro cuando el hambre apremia, te vuelves "ladronzuelo", pasa con los animales y con nosotros cuando las personas se han visto agobiadas, con hijos que mantener y sin trabajo, arriesgando que los lleven a la cárcel. Estoy leyendo un libro de Lord Byron, "Diario de Cefalonia", que habla de este tema.
No es que defienda el robar, está relacionado con la desesperación en situaciones graves. Bueno, bellísimas las fotos, me he liado por querer justificar a esos bichitos, quizás si fuera payesa, vería la feria desde otro lado... Besos.

Trini dijo...

¡Qué gloria de huerta!

Preciosas y vivas fotos.

Besos

IRIS dijo...

Me ha encantado esta segunda parte, solo que las fotos de las cebollas... es que no me gusta nada de nada la cebolla, bueno miento, solo la como en empanada. Una que es así de rarita. En cuánto a los piescos que son? Como dice unjubilado son melocotones no? nunca había escuchado ese nombre. Ufff si es que una contigo aprende un montón de cosas!!!
Un abrazo muy grande linda!

Xana dijo...

La que has liado con los piescos ;-).
Magnífica representación, que gusto las ocasiones que he tenido de comer productos naturales, no tienen nada que ver con los comprados, lástima que cada vez hay menos huertas artesanas.

Abrazos.

marycarmen dijo...

Agradecida por las visitas de este año invito apasar por msi blogs

todos!

a fin de retirar todos los premios y regalso dejados en ellos.

ir a

www.walktohoriozn.blogspot.com

felices fiestas
les desea
marycarmen

Aldabra dijo...

magníficas cebollas
y magnífico perejil...

me encanta el perejil, su sabor y su 0lor.

bicos,

Toupeiro dijo...

¡¡Que hambre!!!

SUSANA VERA - CRUZ dijo...

Mi querida amiga, que hermosura ver los frutos que nos entrega nuestra madre tierra ya envejecida por tantos años y asì y todo nos provèe de tantas riquezas.
Hermosas fotografìas.
Gracias por tus palabras Abedugu.
lA cebolla se veìa hermosa al igual que las papas.

Un beso enorme amiga linda

Susana-Agualuna

Sofi dijo...

Una huerta pero que muy apetitosa. yo no entiendo nada de huertas, así que entraré aquí cuando tenga una duda. Un saludo

Ligia dijo...

Las fotos son una maravilla, Abedugu. Y la huerta rezuma frescura. Besitos

Abedugu dijo...

Unjubilado – Yo diría que es una variedad de melocotón, su carne puede ser amarilla o blanca y es muy común por esta zona.
El artículo que me envías no es mas que la guerra que cada vez se extiende más entre los que quieren que se normalice el bable y los que no, así que por extensión se le llamaría piescu al melocotón y si me apuras un poco también al albaricoque.

Almena – Pues anímate que la cocina es muy entretenida y sobre todo sabrosa teniendo en cuenta que estos productos son de primera.

Maca – Si, esas patatas son buenísimas. Últimamente cuando se compran patatas es como jugar a la lotería, puede que te toquen buenas o puede que te toquen las que al cocinarlas parecen nabos.

Neurotransmisores – La naturaleza puede que si, pero nosotros tenemos que trabajar mucho la huerta si queremos abastecernos lo suficiente y con lo mejor.

Clariana – Jaja, no te preocupes, yo a los animalinos los justifico siempre.

Trini – Una huerta es un tesoro que hay que trabajar y cuidar pero que luego nos da buenos beneficios.

Iris – Pues en mi casa las cebollas se utilizan muchísimo, da muy buen sabor a los platos, yo no se que haría sin ella.
Piescos es el nombre que se le da aquí a este tipo de melocotón, no son muy grandes pero son muy sabrosos.

Xana - :-) Ni se me pasó por la cabeza que piescos es palabra asturiana, es la costumbre.
Si, pena es no poder tener una huertina aunque sea pequeña para poder plantar “lo de pa casa”.

Marycarmen – Gracias a ti y que tú también tengas felices fiestas.

Aldabra – El perejil, como la cebolla y los ajos no pueden faltar en ninguna cocina.

Toupeiro - :-) Tranquilo que luego haremos comiditas con estos productos y quedas invitado.

Susana Vera-Cruz – La madre tierra siempre es generosa, pero hay que cuidarla y respetarla como se merece.

Sofi – Yo tampoco entiendo mucho, pero si se pone interés siempre se puede aprender y teniendo en cuenta los buenos resultados, merece la pena.

Ligia – Si, es una bella huerta.

Maca dijo...

Hola, la fiesta consiste en mostrar cada una nuestros pequeños tesoros, tienes que mandarle una foto a ella con lo que quieras de muestra y ella la pone el domingo en su blog con tu link debajo para que la gente te visite, y ese día 14, tu tienes que hacer un post con tus tesoros y hablar de ellos y al final poner el link de ella para que los que te visiten a tí ,puedan visitarla a ella
Parece un lío pero es muy fácil, si quieres aún estás a tiempo. ES UNA MANERA DE QUE TE CONOZCA MÁS GENTE

Abedugu dijo...

Maca - Grcias Maca por servirme de traductora.

Tawaki dijo...

Los productos nuestra huerta, o en mi caso d ela de un amigo, saben muy diferentes. Es ahí donde más nos damos cuenta de la calidad que hemos perdido.

Un beso.

Antonio J. Muñoz dijo...

Las imágenes hablan por si solas. No queda nada por captar. excelente trabajo.